Páginas vistas en total

lunes, 26 de junio de 2017

Las praderas

Lo arañamos como queriendo escocer su metal para siempre.
Quisimos pasar a la eternidad siendo héroes entre cabañas y balones.
Es por eso que dejamos nuestras huellas en la nieve
y perduran oxidadas sobre el acero caliente. Nunca se borrarán.

Tal vez las sepulten con capas de pintura permanente,
impermeable e imperdonable;
pero los surcos los grabamos con fuerza
apretando los nudillos contra unas llaves,
hiriendo de muerte al paso del tiempo y al aire.
Por eso siempre estarán ahí,
para recordarnos que fuimos pequeños
y a la vez muy grandes.

¿A que no sabes dónde he vuelto hoy? 
Donde solíamos gritar. 

La imagen puede contener: cielo, árbol, exterior y naturaleza

No hay comentarios:

Publicar un comentario