Páginas vistas en total

sábado, 31 de marzo de 2012

Disfraces.

Todos los días me la cruzo por los pasillos, y todos los días me disfrazo de ella. Me visto con su olor, su manera de andar y su última sonrisa. Recojo todos sus gestos y todos sus parpadeos y los mezclo en un frasco pequeño que me guardo en el bolsillo de los vaqueros. Todas las prendas son suyas, ninguna mía. Me adapto, me moldeo a su forma de ser, de pensar y de sentir. Me pinto la cara con su mirada y repito todas y cada una de sus palabras. Me convierto en ella. De echo soy ella. Soy ella.

Mentira. No soy ella ni de lejos. ¿Por qué cojones no soy ella?  Quiero ser ella. Me muero por ser ella. Todo lo que yo tengo de terrible lo tiene ella de encantadora. Todo lo que a mi me sobra, a ella le falta. Todo lo que yo quiero tener... ella lo tiene. Todo. Ella no respira como las personas normales, ella no pisa el suelo cuando anda, ella no mira el mundo como lo miran los demás...porque ella no es de este mundo. Viene de una galaxia a millones de años luz, donde las niñas duermen en crisálidas azules para que el frío no arañe sus almas. Donde olvidan lo demás y se dejan llevar por las voces de sus cabezas. Niñas que hacen lo que les da la gana y como les da la gana. Nadie les pregunta por qué persiguen aquello o lo otro, nadie cuestiona sus decisiones y nadie, absolutamente nadie, les corta las alas. 
Ella viene de allí, yo lo sé.

Y todos los días me bebo un frasco de su esencia, cruzando los dedos para que me cuente ese secreto que la envuelve como un velo morado...para que me explique por qué ella puede y yo no. Para que me lleve con ella a su galaxia y me aleje de un mundo que me ahoga, me aplasta y me recuerda todos los días que yo soy yo...por mucho que me duela admitirlo.



domingo, 25 de marzo de 2012

S.P.N.B.




Para que la luna llena nunca choque contra el suelo,
para que siempre podamos, conocidos, encontrarnos...
alargarnos la sonrisa, sacudirnos la distancia
y poder burlar al tiempo...
Para que la luna llena nunca choque contra el suelo.



La Riviera, Madrid, 23 de marzo. Escucho los primeros acordes y se me hace la boca agua. 
No puedo evitarlo, es taaaaaaaaaaan bonita esta canción! La canto a grito pelado, disfruto cada nota de voz rasgada de Iván Ferreiro...y me acuerdo de ti. De ti: mi compañero de viaje, mi mejor amigo. Muchas veces mi despiste, pocas mi angustia, pero siempre mi locura y mi alegría. El que me trae y me lleva. El que me escucha. El que me rompe a carcajadas. Tú. El único que me viene a la cabeza cuando, en La Riviera, Iván Ferreiro se prepara para cerrar una canción que sin duda deja huella a cualquiera que la escuche ...sus dedos dejan de tocar... el piano se calla... y entonces llega el aplauso. 

Yo me he quedado con los últimos versos grabados en mis manos.

Somos los únicos miembros de una sociedad secreta:
SonPreciososNuestrosBesos.

martes, 13 de marzo de 2012

Quiero volver.















Las lesiones de rodilla son comunes, corrientes y molientes en el patinaje artístico. Una mala caída hace un año me ha costado días de entrenamiento, superación, y risas con las demás. Dos meses sin todo eso... y los que quedan. 
Paciencia Irene, paciencia. No sabemos que te pasa en la rodilla pero paciencia. ¿Tienes roto el menisco? Pues paciencia. ¿El ligamento anterior esta hecho mierda? Pues paciencia. ¿Te jodes y no compites? Pues paciencia. PAAAAACIIIEEEENNNCIIIIIAAAA. Que es la madre de la ciencia. 

Lo que daría por patinar a diario como antes, 
por caerme al suelo y por volver a levantarme.

domingo, 11 de marzo de 2012

miércoles, 7 de marzo de 2012

Qué fácil sería taparse con el edredón si fuera, además de caliente, antibalas.


Atrévete a vivir 24 horas dentro de mi cabeza.
Vamos, ¿qué te puede pasar?

Por el día cansancio, estrés, sueño. Hace calor, el calor de la mañana es bueno.
Por la noche...frío.
Por la noche no durarías ni 24 segundos después de haberse puesto el sol.