Páginas vistas en total

lunes, 28 de noviembre de 2011

Nadie quiere que los muertos despierten.


''Unos rostros grisáceos se agolpan alrededor de las hojas rojas de la flor de Navidad. Los fantasmas quieren saborearme. Sus manos salen como serpientes hambrientas, con los dedos extendidos. Camino deprisa, alejándome de esas sombras pegajosas. Cuando paso por debajo de una farola, la bombilla estalla y distingo el aroma a azúcar quemado. Ha venido a buscarme, conocía mi escondite y me ha encontrado.

Es ella. Es ella.

Echo a correr por la larga calle que conduce al velatorio, un paso por delante de los anzuelos que ella me arroja.''

Frío, L. Halse Anderson. 

domingo, 20 de noviembre de 2011

La que llevo por dentro y me habla de tu vida.

La que te siente todavía aquí, y mi cuerpo envenena.





No he vuelto a saber de ti,
y este invierno es frío...
y el agua de mi cuerpo se está haciendo hielo.

Y esque el 90% de mí se fue con tu cuerpo.
Y antes que mi corazón cambie de color,
te quiero decir................................................................

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Confianza.

- Sube la mano derecha y levanta la cabeza....eso es. Así. Un poco más, vaaaamos, la barbilla.... ¿Qué te he dicho de la mano derecha?
+ Es que...no puedo subirla más.
- ¿Cómo? Si que puedes. Eso es porque no quieres, porque no lo intentas. Otra vez, repite el salto, venga. Que yo te vea. Así, más velocidad... VAMOS!
- Que no, que... no me sale. No coordino, o...yo que se, no me sale.
+ Que si que te sale, ¿te duele el culo de caerte? Pues a mí no, así que te levantas. Venga Irene, échale un par de huevos y salta ese axel, cruza las piernas, tira de brazos pa' arriba y estírate. Verás cómo sí  te sale.







Te sale. Si confías te sale. Confiar... ¿en qué? ¿en quién?
¿Confías en que el suelo no esté muy duro cuando te caigas?
¿Confías en que el juez se apiade de ti y te de más puntos? No.
En teoría, tienes que confiar en tí misma, buscar esas ganas ocultas en alguna parte de tu barriga y decir... ¿PERO QUE COÑO? LO HAGO.

Lo que pasa es que a veces, cuando vas a saltar y te estas concentrando...se te pasan por la cabeza mil millones de dudas en una décima de segundo, y todas juntas a la vez te gritan: NO VAS A PODER.
Lo gritan, y tú te rajas, te cagas de miedo y ni saltas ni te estiras ni nada. Y tu entrenadora te mira desde la otra punta de la pista, cansada, cansada de ti y de tus paranoias. Y llega un momento en que ya no te dice nada, ya no te corrije y tu patinas como un fantasma que no sabe ni en que sentido esta girando. Y aunque ella está ahí para echarte un cable, tu fantasma sigue deslizándose por la pista, dando vueltas...y vueltas... y v-u-e-l-t-a-s.

Y a la hora de la verdad, de competir y de pelear, te mueres de ganas de hacerlo, de saltar más alto que nadie y de hacerlo precioso...pero tu cabeza está tan acostumbrada a flotar por ahí dudando y dudando, que no escuchas ni la música, ni los gritos, ni los aplausos. No oyes NADA... y hasta el silencio se ríe de ti y te pregunta: 
¿Por qué no paraste esto en su momento? 
¿Por qué no has sudado cada entrenamiento?
Ahora te jodes y sacas fuerzas de donde sea, aquarius o barritas energéticas!

Y mientras el silencio sigue hablandote, tú te concentras para hacer la última pirueta...

Acaba, por lo que más quieras no te caigas,... termina como una reina.

Y esque hasta cuando nadie da un duro por ti, es necesario mirarle a la cara al mundo y decirle: EH, QUE ESTOY AQUÍ.

domingo, 6 de noviembre de 2011

¿Que harías si tuvieras todo el tiempo, y no importara para nada si es verano o es invierno?


PROMETO hacerte cosquillas y despertarte si te duermes.
PROMETO esconderte tus zapatos preferidos.
PROMETO coger tus rotuladores sin permiso!
PROMETO salpicarte en la piscina y hacerte todas las aguadillas del mundo!
PROMETO darte codazos, empujones y collejas si metes la pata.
PROMETO cambiarte la pasta de dientes por pegamento.
PROMETO reirme sin venir a cuento.
PROMETO hacerte mil perrerías, PROMETO no dejarte en paz nunca, nunca NUNCA!


***
PROMETO dejarte mis apuntes.
PROMETO felicitarte por tu cumpleaños.
PROMETO traerte un tarro de arena blanca cada verano.
PROMETO sacarte de la fosa de Las Marianas sin botella de oxígeno.
PROMETO hacerte reir hasta que te salgan agujetas.
PROMETO trenzarte el pelo con ilusiones y sueños.
PROMETO escucharte cuando nadie te oiga.


PROMETO quererte siempre.

Promesas...siempre estamos prometiendo.
Por eso voy a hacerte la última, la de verdad: 
A pesar de que no te gusten las fresas, aunque haya días que no sepa que hacer para que te sientas bien, y a veces tenga que armarme de paciencia y recordarte una vez más que te entiendo; fíjate, aunque tengamos 30 años y y vivamos cada una en una punta del mundo;  TE JURO que serás mi IF hasta el día que me muera.
Y sí, a veces tengo que pedirte que me perdones porque he vuelto a cagarla, he vuelto a abrir la bocaza cuando no debía, y he vuelto a escribirte una cutri-carta para arreglarlo.
Porque si algo tenemos las IFs , es que siempre lo arreglamos, SIEMPRE. 



Si tu quisieras vivir conmigo para siempre...
entonces tú serías diferente del resto de la gente...
Si me siento derrotado, tu me haces mas fuerte.


martes, 1 de noviembre de 2011

MARTES DE MIERDA.

Todos tenemos uno.

Photography Graphics, Tumblr Photography


Te levantas con el sueño de la noche anterior aún reciente,...todavía sigues en las Fiji tomando el sol, mojito en mano.
Hace calor.... y yo estaba esperando que cantes mi canción...
¿Qué bebiste anoche que te sentó tan mal? ¿De copas un lunes? Ahá. Un lunes, un jueves y un domingo. Me da lo mismo, el ron cierra heridas todos los días.

Te remueves entre las sábanas, bostezas y apartas el edredón nórdico. El calorcito de las Fiji desaparece y deja paso a un frío asqueroso que te congela hasta las pestañas.
No me gusta el frío, podría fingir que no me afecta, encender la estufa y acariciar a mi gato, como hace mi abuela. Pero ni yo tengo gato, ni el frío me va a dejar en paz hasta que no me esconda bajo un abrigo de plumas y una torre de mantas de lana.


JODIDO NOVIEMBRE.

Piensa en cosas cálidas... piensa en cosas cálidas...
café, verano, sus manos... eso no sirve. De golpe me acuerdo de que el tiempo pasa, las cosas cambian, y él no está; y el frío vuelve a mis pestañas. 
¿Quien me mandaría a mí? En fin, apago la alarma: hora de dejar de pensar.

Las 07:52, llegas tarde a clase de matemáticas, no hay leche en la nevera y han cortado el agua caliente en todo el edificio.
Ah, y para colmo está lloviendo y no tienes paraguas.


Definitivamente, odio los martes.