Páginas vistas en total

viernes, 29 de abril de 2011

La quiero a morir.

Podéis destrozar todo aquello que veis, 
porque ella de un solplo lo vuelve a crear como si nada.






Flor, 
su propio nombre da una pista sobre cómo es la persona que mejor me entiende, y aunque suene SUPER CURSI, a veces pienso...
¿Cuál de todas sería?
Tal vez una margarita, blanca y sencilla....mi favorita; o a lo mejor una rosa roja de esas que se regalan por el día del libro... o puede que fuese un girasol dorado y brillante como los que inundan el campo en verano, o ¿quién sabe? quizá un lirio blanco y naranja, el más delicado y fino de todos.
Pero lo más seguro es que fuese un nenúfar que flota en el agua y es protagonista de muchos cuadros de Monet
porque su reflejo es tan especial que es necesario pintarlo a todas horas del día.

No se cuál sería ella, ¿ninguna o todas a la vez?
¿Qué más da,? 
¿qué mas da desde cuando la conozca, que sea tan presumida y perfeccionista? 
¿qué mas da si sus pies son muy pequeños, o si no le gustan las fresas?


Lo que importa es que el 30 de noviembre de 2010 los secretos más profundos volaron entre nosotras..., aquello que nunca le contarías ni a tu sombra nos lo dijimos con cuidado, y entendimos los tsunamis que inundaban nuestras cabezas por las noches 
dejando todo por los suelos. 
Un juramento irrompible y seríamos amigas toda, toda la vida.

Ella ve el mundo con mis ojos, ella nunca me mentiría.
No se cansa, y escucha toooooodos mis problemas con el innombrable.
Me dice qué debo hacer, sabe lo que pienso en todo momento
y no le importa regañarme cuando tiene que hacerlo (de hecho, ¡lo hace!) 


Hicimos una promesa y nunca la dejaré tirada, 
y ella nunca dejará de darme la fuerza que me falta.


Flor, te repito:

eres mi doble, mi mitad;

no sólo mi amiga, sino mi conciencia. 

Te quiero.
























sábado, 16 de abril de 2011

Un poquito, nada más.


Y de repente te das cuenta de que aún le quieres un poquito, igual que el primer día.
Sólo un poquito: la misma cantidad, magnitud y proporción de cariño que tenías guardado para ÉL desde el primer día que reconociste que sí,.. que a lo mejor,.. que quizá........ le querías,
...un poquito.
Porque ÉL siempre ha sido y será el primero de todos; y todavía le guardo ese poquito.

martes, 12 de abril de 2011

Resbalón

Dos. 
Esas somos nostras: dos Irenes, dos partes, cada una un trocito de la vida de la otra.




lunes, 4 de abril de 2011

12,5

La quiero. Desde el primer día que estuvimos juntas, hace ya... 12 años y medio.
La quiero tanto que no se cómo he podido jugármela a la ligera, 
y sí, me siento culpable porque la mitad de la culpa es MÍA. 
Se llama como yo, Irene, y vive en el piso de abajo; tal vez es coincidencia, 
tal vez es una señal. 
Sí, yo creo que alguien la puso ahí, debajo, para que cuando yo me tropezara con mis propios pies, ella estuviese ahí para cogerme. Que sí, que es una señal, pero no una de esas de STOP, 
o de PROHIBIDO ADELANTAR, no, ella es mucho mejor:

Es un puesto de socorro, 
alguien a quien acudir en caso de accidente de tráfico..o de cualquier tipo.
Es valiente, sencilla pero muy complicada si no se la entiende, capaz; 
madura cuando tiene que serlo, y niña solo a veces, como todo el mundo.
Puede llegar a ser muuuuy cabezona, pero también muy divertida :)
Generalmente, hace bastante el idiota (MENOS MAL, SINO ME HABRÍA MUDADO HACE TIEMPO)
se enfurruña, me regaña cuando tiene que hacerlo y a veces tiene miedo.
Pero lo mejor de todo: me ha perdonado.
Yo me he portado mal, y ella, aun así, ha tragado y me ha dado un abrazo de los suyos, diciendo:
-Ire, no pasa nada, lo hecho hecho está.
¿Y yo? nada, nada de nada. 
¿Qué contestas cuando alguien te perdona aún sabiendo que a lo mejor no debería hacerlo?
Te quiero, es lo único que se me ocurre.