Páginas vistas en total

lunes, 21 de febrero de 2011

Cuenta atrás.


En fin, son cosas que pasan. CUATRO (4) tonterías mal dichas y le vuelves a hablar.
Dices TRES (3) veces su nombre delante del espejo, con unas tijeras en la mano, 
a las DOS (2) de la madrugada, y por arte de magia aparece detrás tuya.
De pequeña me dijeron que no existían los fantasmas, pero yo conozco UNO (1) que no me deja dormir bien por las noches, se cuela por mi ventana y cierra la puerta con pestillo; para que nadie pueda molestarnos mientras hablamos de cosas que nadie entiende ni quiere entender.